El juego FOMO, la pesadilla de todo jugador.

0
12
FOMO GAMING


FOMO Gaming responsable de crear problemas económicos y de salud a los videojuegos

Gaming FOMO En el momento en que miras un evento de videojuegos, tus ojos se iluminan al ver los últimos videojuegos. Ahí estás, encantada, con una sonrisa de oreja a oreja. Pero ¿y si te dijera que no puedes jugar todos los juegos que tanto deseas? ¡Ahí es donde comienza el drama! Esa repentina euforia se convierte en una ola de desesperación. ¿Te sientes obligado a jugar cada nuevo lanzamiento de juego porque, realmente, cómo puedes dar tu opinión sobre el mundo de los videojuegos si no los has probado todos? ¡Es la dura realidad del mundo que valora más vivir que saber!

Poco a poco se convierte en una tragedia. El dinero no es suficiente para comprar el último juego que te apasiona, y la compañía ha anunciado una edición limitada de cosméticos exclusivos para que puedas agarrarlos y comprarlos, pero esta oferta solo está disponible por tiempo limitado. De repente, una ansiedad paralizante se apodera de ti al sentir que no estás en la comunidad de jugadores a la que tan desesperadamente perteneces. Sientes que no puedes dar tu opinión y ahí, en ese preciso momento, ¡FOMO Gaming se apodera de ti por completo!

Esta historia, con la que muchos jugadores pueden identificarse, es una manifestación familiar de FOMO, un acrónimo de “miedo a perderse algo”. Esta patología psicológica está muy extendida debido a la sobrecarga de información en nuestra sociedad. En el ámbito de los videojuegos, el miedo a ser “menos jugador” que los demás se muestra como una necesidad para jugar a un título, lo que crea una sensación de inseguridad y aislamiento.

La necesidad humana de pertenencia y conexión juega un papel importante en este estrés. ¡Pero ten cuidado! Cuando esta frustración se vuelve obsesiva, su impacto negativo aumenta. Muchos jóvenes desperdician el dinero de sus padres en micropagos para igualar las filas de otros jugadores, o sufren problemas de salud mental porque se sienten alejados de la comunidad de jugadores, creyendo que jugar más los convertirá en jugadores “reales”.

FOMO afecta no sólo la vida personal, sino también la experiencia de juego. El estrés constante por probar todos los títulos conduce a un ciclo de “jugar por jugar”, simplemente para cumplir con la norma. Esta situación es como el colmo: incluso si no estás satisfecho con el juego, juegas con miedo al juicio.

El problema se ve exacerbado por las tácticas de marketing de las empresas de videojuegos, que utilizan palabras como “limitado” o “exclusivo” para crear una sensación de urgencia. Esto hace que los jugadores se sientan más vulnerables al FOMO si no compran todo el contenido, siendo Fortnite un buen ejemplo con sus cosméticos temporales o empresas como Nintendo con lanzamientos temporales como Super Mario 3D All-Stars. Lo usaste para ganar tiempo, cada vez se hacía más y más obvio que no podías tocar el set.

Super Mario 3D All Stars salió con una estrategia de marketing basada en FOMO

El periodismo de videojuegos tampoco es ajeno a este fenómeno. La necesidad de estar siempre actualizados puede hacer que los periodistas de juegos se sientan frustrados y estresados, tratando de cubrir todo el horizonte de la industria para seguir siendo relevantes y desarrollar su profesión.

Es muy importante señalar que el Gaming FOMO es incurable si el resultado es jugarlo todo, porque esto es imposible. La saturación en el mercado de los videojuegos es excesiva, no hay tiempo físico para que el jugador disfrute de la variedad. La mejor manera de deshacerse de esta ilusión es entender que el jugador que prueba la esencia de un videojuego vale más que su peso en oro. Nos apresuramos a empezar y terminar de llenar nuestra galería con el objetivo de satisfacer la capacidad de atención del significado gamer y nos olvidamos del costoso viaje que supone jugar videojuegos.